La revolución del Elefante, ¿origen de la gran renuncia?

Desde siempre las cosas han sido así, terminas los estudios y te incorporas a un puesto de trabajo. En algunos debes ir trajeado y en otros se permite un «dress code» algo más laxo, tipo elegante pero informal o incluso, en algunos otros, te proporcionan la indumentaria. A la llegada, te explican los horarios de entrada y salida y dónde se ubica la máquina para fichar, ¡a qué suena a serie de los 60!

Con los años, las cosas han ido evolucionando y ya no hay que taparse los tatuajes, o los vaqueros no son algo exclusivo del viernes, la camisa ha sido sustituida por la camiseta,…

Uno de los últimos libro que estoy leyendo es de Chip y Dan Heath, y tiene por título: «Cambia el Chip, cómo afrontar cambios que parecen imposibles«. Ya he llegado a los capítulos donde se trabaja sobre el Elefante. Según los autores, existe una dualidad en nosotros, tenemos un enorme Elefante (nuestro lado emocional) que es tratado de ser dirigido por un Jinete (nuestro lado racional) y por lo tanto del batallar entre ambos, se dibuja nuestro recorrido.

Como mencionaba al principio, a lo largo de los años hemos vivido multitud de cambios en lo que a aspectos del trabajo diario se refiere. Si bien, ninguno ha sido comparable a lo sucedido durante la pandemia. Queda refutado que, cuando se nos presenta un situación límite buscamos cualquier fórmula que nos permita seguir hacia adelante, y justo una de ellas fue la urgente puesta en marcha del teletrabajo. De un día para otro, dejamos de «fichar» a la entrada de las preciosas sedes de nuestras organizaciones para tras levantarnos, lavarnos la cara y encender la cafetera, estábamos al pie del cañón. Nos habíamos quitado de encima los desplazamientos, tanto los de primera hora como los de salida del trabajo, que, al menos en Madrid (vivas donde vivas) te toman no menos de 45 minutos a una hora y ahora nuestro «peaje» era si seguir con el pijama o no.

Pero este no ha sido el único beneficio, por ejemplo, hemos sido totalmente autónomos a la hora de cuadrar nuestra agenda, tanto laboral como personal. Si bien, a los inicios, recuerdo que fue todo mucho más caótico, por ejemplo, al no «respetarse» los horarios, las desconexiones, los iconos de «no molestar«,… estábamos todos (o al menos muchos) como «pollos sin cabeza». Pero como todo en la vida, tras un tiempo, las cosas evolucionan y terminan encajando de un modo natural hasta que nos sentimos cómodos con ellas. Esto te permitió retomar el gimnasio, en la franja horaria que mejor te convenía y no «utilizando» los 45 minutos de la comida cuando estabas en la oficina, o asistir a una revisión médica sin la «obligación» de justificante o a yoga o pilates. Al final hemos aprendido que el presencialismo no es la vía.

En el Mundo post-pandemia que se está construyendo, una de las primeras tendencias no planificadas está siendo la «GRAN RENUNCIA». Donde los profesionales están dejando en masa trabajos donde el Elefante no quiere volver por mucho que su Jinete le siga susurrando al oído, cuestiones como: «salario«, «fijo«, «antigüedad«, «equipo«, «multinacional«, «crecimiento«,… Ahora el Elefante ha dejado de escuchar a la persona que transporta en su lomo y se antoja caprichoso con él mismo, quiere disponer de su tiempo, de trabajar en lo que le gusta, en definitiva, en gestionar su vida y dejar atrás el tan repetido: «vivir para trabajar«.

Sin duda, ésta está siendo una gran revolución que nadie vaticinó y que al menos por ahora no ha llegado a España, pero si las «viejas reglas» vuelven, estoy seguro de que el talento fluirá corriente abajo escapando de los diques, como ya hacen miles de nómadas digitales.

Foto de portada gracias a Harvey Sapir en Pexels

Publicado por alb3rtoalonso

Soy un enamorado del poder de los datos. Entusiasta de la mejora y formación continua.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: