No puedes levantar edificios, si no sabes cimentar desde la base.

Cada mañana, cuando me enfrento al espejo me repito a mi mismo, «tienes la suerte de hacer lo que quieres y encima, lo haces por que te gusta». Y lo cierto es que es verdad, puede que no el 100% de los días, pero me siento un afortunado de poder trabajar en aquello que meSigue leyendo «No puedes levantar edificios, si no sabes cimentar desde la base.»